« Regresar al indice del blog

Zapatero a tus Zapatos

Muchas entidades de formación ofrecen a sus clientes el servicio de gestión de bonificaciones, no es ninguna ilegalidad, si cumplen con los requisitos establecidos, si bien quiero expresar en este post que discrepo de esta práctica.

Las razones dirán muchos centros de formación que es porque nuestra actividad es la gestión de bonificaciones y nos hacen la competencia sobre ello, están en lo cierto, es un pensamiento razonable, que lógicamente comparto pero no es el único.

Muchas entidades de formación ofrecen el servicio de gestión de bonificaciones para tratar de hacer al cliente un todo incluido como los hoteles, si bien no te ofrecen la misma calidad en los productos que consumes, aunque desde luego cumplen satisfactoriamente su función, de la misma manera sucede en esto, creo que ofrecer el servicio de gestión de bonificaciones conlleva demasiados riesgos como para tomarlo a la ligera con el único fin de realizar la venta de la formación.

Quito de aquí a las entidades que gestionan correctamente las bonificaciones a sus clientes, lo difícil es averiguar quienes son los buenos de los malos, puedes encontrar que el mejor centro de formación, sea el peor gestor de bonificaciones y viceversa.

Hay entidades que frente a la necesidad de vender una formación, olvidan lo realmente interesante, dar valor a lo que están vendiendo, en lugar de escudarse únicamente en la bonificación para conseguir la venta, la bonificación debe ser SIEMPRE la guinda del pastel, pero nunca el pastel.

Y en esa batalla de venta, algunos  centros de formación forman con alfileres a alguno de sus empleados para que se ocupe de llevar a cabo la gestión de bonificación de los clientes y todo resuelto,  en muchas ocasiones sin dotarles si quiera de herramientas adecuadas para llevar a cabo un seguimiento de  control de las formaciones programadas, es como tener una gestoría fiscal y llevar tu declaración de la renta a una inmobiliaria, pues seguramente la buena fe del personal de la inmobiliaria te haga la renta correctamente, lo veremos al año siguiente si no te llega una paralela, pero lo correcto es acercársela a una gestoría especializada para ello…la fiscal.

Apoyarse en entidades como la nuestra para encomendar la gestión de bonificación de vuestras formaciones, es una garantía, sin por ello ser infalibles ya que admitimos equivocarnos, pero el proceso de control y seguimiento que llevamos minimizan practicamente los errores.

Una cosa es comunicar un curso y otra es hacer una gestión global de la bonificación, con un asesoramiento correcto en cada parte del proceso de la bonificación.

Por otra parte, tras la modificación de la ley en 2015, las tres piezas del puzzle, cliente, centro de formación y entidad externa, vamos de la mano, con cada formación bonificada que gestionamos, pasamos por el altar y nos prometemos amor eterno, en la riqueza y en la pobreza…si, si también en la pobreza, como digo desde la modificación de la ley se sacaron de la chistera la responsabilidad solidaria de esos 3 sujetos, de tal manera que en caso de error de alguno de ellos, cualquiera de las 3 partes es responsable solidario.

Esto quiere decir que para que ese trio funcione, o pareja si la unión es únicamente entre cliente y centro de formación, deben confiar mucho el uno en el otro, no solo gestionando las comunicaciones de las formaciones correctamente, sino también en la labor de asesoramiento que se debe ofrecer, ya que una erronea explicación puede terminar en catastrofe.

Mi consejo por tanto a las Entidades de Formación es que externalicen este servicio, eliminará costes laborales, pudiendo reubicar al personal en tareas propias del centro de formación, eliminarán las tareas administrativas de la gestión de bonificaciones, que como bien sabrán es amplia y por último evitará que tengáis  2 partes de responsabilidad solidaria, al asumir la responsabilidad de ser centro de formación + entidad externa, siendo solo centro de formación asumiréis 1 parte exclusivamente.

Al cliente le diría que únicamente realice esta gestión con el centro de formación si le ofrece garantía y sino que recurran a una entidad externa especializada en esta gestión, los costes de estas entidades también son bonificables, total o parcialmente, adicionalmente a lo que corresponda de bonificación por la formación.

En nuestro caso particular además ofrecemos como valor añadido, estar asistidos por un seguro de responsabilidad civil por si cometiésemos alguna negligencia, no ocasionar daños a terceros.

Y además de esa recomendación, iría más lejos e indicaría al cliente que utilice 1 sola entidad externa para todas las formaciones que vaya a llevar a cabo a lo largo del año…les sugiero Ebo Gestión 🙂 , con ello garantizará cumplir con los requisitos que tienen las empresas sobre cofinanciación privada y colectivos prioritarios, utilizar a diferentes entidades externas puede conllevar a incumplimientos ya que cada entidad externa gestionará la bonificación de su formación, conforme corresponda, pudiendo no advertir al cliente de los incumplimientos que pueda estar cometiendo la empresa y que le serán reclamados al año siguiente. Utilizando 1 sola entidad externa, está velará por comunicar al cliente cada incumplimiento para subsanarlo, ya que tiene el control global de toda la formación realizada, de otra manera no podrá hacerlo.

Moraleja, recuerda comprar la fruta al frutero y llevar los zapatos al zapatero.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es