« Regresar al índice de Preguntas Frecuentes

Requisitos de las acciones formativas/cursos

¿Qué cursos o acciones formativas son bonificables?

Cualquier acción formativa que guarde relación con la actividad desarrollada por la empresa y esté dirigida a la adquisición y mejora de las competencias y cualificaciones profesionales de los trabajadores, y cumpla con los requisitos de duración y límites de participantes establecidos en la normativa.

¿Puede impartirse formación de cualquier materia?

Sí, siempre que guarde relación con la actividad desarrollada por la empresa.

¿Se incluyen actividades como jornadas, seminarios, ferias, congresos, etc.?

No, ese tipo de actividades no se consideran acciones formativas de acuerdo a la normativa que regula el sistema de bonificaciones.

¿Existe algún límite en la duración de los cursos?

La duración de los cursos no podrá ser inferior a dos horas lectivas. No existe límite máximo, aunque su duración deberá ser adecuada al contenido y objetivos de la acción formativa.

¿Qué diferencia existe entre una acción formativa y un grupo formativo?

A efectos de la formación de demanda, se realiza la siguiente distinción de cara a facilitar su gestión:

  • Acción formativa: se define por un conjunto de objetivos y contenidos, con una duración propia, y que es impartida mediante una modalidad determinada.
  • Grupo formativo: Definido por las personas que participan en una acción formativa, el responsable de su impartición, las fechas y lugar concretos en las cuales se realiza.
¿Existen límites en el número de participantes?

En función de la modalidad en la que se imparta el curso, el número de participantes no podrá superar los siguientes límites:

  • Cursos presenciales: 25 participantes.
  • Cursos a distancia y teleformación: 80 participantes por tutor.
¿Cuántas horas de formación diarias puede recibir un trabajador?

La participación de un trabajador no podrá superar 8 horas por día.

¿Qué se entiende por formación de nivel básico y de nivel superior?

El nivel básico se aplica a la formación en materias transversales o genéricas, que capacita para desarrollar competencias y cualificaciones básicas.
El nivel superior se aplica cuando la formación incorpore materias que impliquen especialización y/o capacite para desarrollar competencias de programación y/o dirección.

¿Qué se considera modalidad presencial?

La formación presencial se caracteriza por la coincidencia en tiempo y espacio entre, al menos, un formador y los participantes. Esta modalidad permite la interacción directa y continua en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto entre el formador y el participante como entre el conjunto de participantes.

Las acciones formativas presenciales se impartirán en aulas, talleres o instalaciones apropiadas, con la disposición de medios didácticos y materiales necesarios, de acuerdo con lo que establezca el correspondiente programa formativo. Los grupos serán de 25 participantes como máximo, registrándose la asistencia a la acción formativa mediante los controles de asistencia, por sesión, firmados por los alumnos.

¿Cuándo se considera que una acción formativa se imparte bajo la modalidad de teleformación?

Se entenderá que una acción formativa se realiza mediante teleformación (e-learning, formación on-line, formación virtual, etc) cuando la impartición de las acciones formativas se desarrolle a través de una plataforma de formación que posibilite la interactividad de participantes, tutores y recursos localizados en diferentes lugares.

Deberá existir una guía didáctica, asistencia tutorial, controles de aprendizaje y recibí de entrega de material, salvo si el alumno dispone de toda la documentación a través de la plataforma.

El sistema deberá generar registros de interacción con el programa, tanto de la asistencia tutorial como de los controles de aprendizaje, permitiendo el seguimiento del proceso formativo de los participantes.

¿Qué es y qué requisitos debe cumplir una plataforma virtual?

Es un entorno virtual de aprendizaje que posibilita, mediante la conexión como usuario autorizado, el acceso a contenidos y recursos formativos multimedia. Debe incorporar un sistema gestor del seguimiento que permita, como mínimo:

  • Creación de grupos formativos, así como interacción entre los participantes y el tutor, y entre los propios participantes, a través de herramientas como foros, chats, correo electrónico.
  • Registro de la actividad e interacción con el programa de cada usuario.
  • Acceso a herramientas o guía didáctica: cómo se va a realizar la formación, objetivos del curso, calendario, horas, módulos, evaluaciones a realizar, tutorías, información del tutor, etc.
  • Sistema de ayuda de la plataforma (utilización, navegación, recursos, asistencia técnica, etc.).
  • Controles de aprendizaje y/o pruebas de autoevaluación acordes con los contenidos del curso.
¿Qué documentación acreditativa debe conservarse de un curso impartido mediante teleformación?
  • Registros de actividad/interacción con el programa (incluyendo la asistencia tutorial y controles de aprendizaje).
  • Controles de aprendizaje/pruebas de autoevaluación.
  • Contenidos y recursos didácticos (en soporte electrónico o papel).
  • En su caso, recibí de entrega del material (salvo que el alumno disponga de toda la documentación a través de la plataforma).
  • Guía didáctica.
  • Cuestionarios de evaluación.
  • Acreditación de entrega de los diplomas.
Una vez finalizado un curso impartido bajo la modalidad de teleformación, ¿debe mantenerse en la plataforma a efectos de posibles actuaciones de seguimiento y verificación durante el período estipulado (4 años)?

No, no es necesario que el curso permanezca en la plataforma, aunque deberá conservarse la documentación acreditativa del mismo descrita, pudiendo archivarse el material didáctico (contenidos y recursos) en soporte electrónico.

¿Qué son las horas de autoestudio?

Por horas de autoestudio se entienden aquellas que el alumno destina a formarse en la formación no presencial. A este respecto cuando se pide especificar “excluidas las horas de autoestudio”, se piden las horas de tutorías a distancia o presenciales, es decir, el tiempo en el que el tutor está disponible durante esas tutorías o realizando asistencia tutorial. Por ejemplo, se puede comunicar un curso de 80 horas de duración, que serían las previstas para que el alumno supere el curso. Pero el tutor puede que no esté esas 80 horas disponibles, sino 30 horas. En la comunicación de inicio deberá indicar cuándo y cómo o dónde está disponible esas 30 horas, con independencia de que el alumno tenga que realizar 80 horas.

Las horas fuera del horario presencial que el alumno dedica a trabajar individualmente un material proporcionado por un docente, se considerarán de tutorías a distancia o presenciales (si es en un centro) si durante la realización de esos trabajos, el tutor está disponible para atender las consultas de los alumnos. En este caso, se deberán comunicar fecha, hora, modo de contactar con el tutor o lugar donde se encuentre.