« Regresar al índice de Preguntas Frecuentes

Entidades de formación

¿Quién debe contratar a las entidades que imparten la formación?

Las empresas pueden:

  • Organizar la formación de sus propios trabajadores, e impartir la formación con medios propios o recurrir a su contratación con una entidad de formación.
  • Encomendar la organización a una entidad externa. En éste caso, esta entidad será la que contrate a la entidad o entidades que imparten la formación – salvo que la entidad organizadora sea a su vez la que imparta la formación. En este caso, la entidad formativa deberá estar acreditada y/o inscrita.
¿Deben estar los centros que imparten acreditados o inscritos?

Si la empresa opta por encomendar la organización de la formación a una entidad externa, ésta será la que contrate a la entidad o entidades que imparten la formación, que deberá estar acreditada y/o inscrita en el registro de entidades de formación habilitado por la Administración pública competente.

¿Cómo se realiza la acreditación o inscripción en el registro de entidades de formación?
  • Para la inscripción para impartir formación distinta de las especialidades formativas previstas en el Catálogo de especialidades formativas, las entidades de formación deberán presentar ante la Administración pública competente una declaración responsable con arreglo al modelo específico que se desarrolle.
  • Para la inscripción para impartir especialidades formativas no dirigidas a la obtención de Certificados de Profesionalidad, las entidades deberán presentar una declaración responsable sobre el cumplimiento de los requisitos exigidos en cuanto a instalaciones y recursos humanos suficientes que garanticen su solvencia técnica para impartir la formación, tanto teórica como práctica, así como la calidad de la misma. Las instalaciones y recursos podrán ser propios o bien de titularidad de terceras entidades privadas o públicas cuando ello no implique subcontratar la ejecución de la actividad formativa, debiendo aportar en este caso el correspondiente acuerdo o contrato de disponibilidad.
  • Para impartir formación dirigida a la obtención de certificados de profesionalidad se requerirá la previa acreditación por parte de la Administración competente. Las entidades no acreditadas para los correspondientes certificados deberán presentar la oportuna solicitud de acreditación ante la Administración competente.
¿Quién es la Administración pública competente en el caso de la acreditación o inscripción de entidades de formación?
  • El órgano competente de la Comunidad Autónoma en la que radiquen las instalaciones y los recursos formativos de la entidad de formación interesada.
  • Para aquellas entidades que impartan bajo la modalidad de teleformación, el órgano competente de su comunidad autónoma en la que estén ubicados los centros en los que se desarrollen las sesiones de formación presencial y/o pruebas de evaluación final presenciales, y el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)  cuando dichos centros presenciales estén ubicados en más de una comunidad autónoma.
  • El SEPE para entidades de formación que utilicen centros móviles cuya actividad formativa se desarrolle en más de una comunidad autónoma, o bien entidades que dispongan de instalaciones y recursos formativos permanentes en más de una Comunidad Autónoma.
¿Qué obligaciones tienen las entidades que imparten formación?

Las entidades que impartan formación deberán:

  • Facilitar y corresponsabilizarse en el seguimiento de la participación de los alumnos del aprendizaje y su evaluación, así como en la investigación de metodologías y herramientas para la puesta al día del sistema.
  • Someterse a los controles y auditorías de calidad que establezcan las administraciones competentes, cuyos resultados se incorporan a los registros.
  • Mantener las exigencias técnico-pedagógicas de las instalaciones, equipamiento y medios humanos tenidas en cuenta para la acreditación o inscripción.
  • Comunicar a la Administración pública competente cualquier cambio en su titularidad o forma jurídica.
  • Así mismo, las entidades que impartan formación del Catálogo de especialidades formativas o dirigidas a la obtención de Certificados de Profesionalidad, deberán cumplir las prescripciones que les sean de aplicación en virtud de disposición legal o reglamentaria.

El incumplimiento de estas obligaciones podrá ocasionar la baja en el registro de la entidad de formación.

¿Cómo se realiza la inscripción en el Registro de Entidades de formación ante el Servicio Público de Empleo Estatal?

Las entidades de formación, que impartan formación no incluida en el Catálogo de especialidades formativas, deberán presentar el modelo de declaración responsable desarrollado, a través de la aplicación habilitada y disponible en la página web de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo.

¿Existen algún requisito para acceder a la aplicación?

La declaración ha de presentarse con el certificado de persona jurídica (CIF); o certificado de persona física, si la titularidad de la empresa coincide con el NIF del Representante Legal (autónomos).

No se admitirá la cumplimentación del impreso, si la entidad no está dada de alta previamente en el fichero de Entidades Comunes. En este caso deberá solicitar el alta a través las Oficinas de Empleo de las Comunidades Autónomas.

¿Qué datos se deben consignar en los campos NIF y Razón Social de la Entidad?

Es importante tener en cuenta que en el campo NIF de la declaración responsable se consignará en personas físicas el Número de Identificación Fiscal (NIF) o número de identificación de extranjero (NIE) y en personas jurídicas, el CIF.

A cada entidad de formación (identificada por el campo NIF de la declaración responsable) se le asignará un código único y distintivo.

¿Se asume alguna responsabilidad respecto de los datos consignados en la declaración?

La inexactitud o falsedad, así como el incumplimiento de requisitos, obligaciones y compromisos, determinarán la imposibilidad de continuar con la actividad de impartir formación profesional para el empleo, así como la baja del registro.

Sin perjuicio del régimen de infracciones y sanciones oportunas.