¿Qué hacemos con el 75% de horas de conexión en Teleformación?

La verdad que no se ni como comenzar este post, tengo la sensación que se tiene de pequeño, cuando te das cuenta que tus padres no lo saben todo y sus respuestas te crean más dudas y comienzas a preguntarte ¿y ahora a quién pregunto yo?, pues en esas estamos.

Hace no mucho tiempo, allá por noviembre de 2016 desde Fundae, a instancias de SEPE, nos informaban que la formación realizada en modalidad Teleformación, obligatoriamente se debía cumplir con un 75% de horas de conexión, pocos días más tarde se desdecían matizando que no era obligatorio ese cumplimiento del 75% de horas de conexión, sino “aproximado”, sembrando la duda de cuan aproximado debería estar de ese 75%, todos nos preguntábamos de donde habían salido estas apreciaciones que nos mostraban, buscamos y buscamos en la normativa y en ningún sitio aparecía, pero frente a tu padre, no tienes más opciones que acatar, como mucho cabrearte por no entender nada y continuar caminando.

No entro a valorar la decisión que tomaron, que posiblemente esté justificada por tanto fraude cometido, pero por Dios, que menos que regularlo para saber cuáles son las normas del juego al que nos enfrentamos.

Pues bien, ahora en mayo de 2018, sale la convocatoria para la adquisición y mejora de competencias profesionales relacionadas con los cambios tecnológicos y la transformación digital, dirigidos prioritariamente a las personas ocupadas y donde dijeron digo, ahora dicen Diego, parece ser que ya no se exige el cumplimiento de ese 75% de horas de conexión tal y como está publicado en el documento pdf que podéis descargar en este link que os dejo y que localizareis en la parte de debajo de la web (Preguntas Frecuentes)

https://www.fundae.es/Empresas%20y%20organizaciones/Pages/Convocatoria-TIC.aspx

Para no aburriros en lectura, ir directamente a la página 22, pregunta 74, aunque os la reproduzco por aquí porque no tiene desperdicio:

  1. ¿Cuál es el criterio para considerar a un alumno como finalizado en acciones presenciales? ¿Y de teleformación?

Para acciones presenciales, se considera que un alumno ha finalizado la formación cuando ha asistido, al menos, al 75 por ciento de la duración de la acción formativa.

En las acciones formativas impartidas en modalidad de teleformación, se considera que han finalizado la acción formativa, aquellos alumnos que han realizado el 75 por ciento de los controles periódicos de seguimiento de su aprendizaje, con independencia de las horas de conexión.

 

Papá, ¿y ahora que hacemos?, ¿a quién pregunto mis dudas?…, si dudas más que yo.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es

Cursos bonificados para trabajadores ¿Cómo puedo beneficiarme de ellos?

cursos bonificados para trabajadores

¿Has oído hablar de los cursos bonificados para trabajadores? Seguro que sí. Son una de las principales formas para mantener la formación continua de tu plantilla de trabajo y conseguir que tu empresa crezca desde unos pilares sólidos.

En nuestro siguiente Questions & Awnsers encontrarás todo lo que debes sobre los cursos bonificados para trabajadores, cuál es su regulación legal y cuáles son los beneficios que pueden aportar a tu empresa. ¿Estás preparado?

cursos bonificados para trabajadores

¿Qué son los cursos bonificados para trabajadores?

La formación bonificada es un crédito adjudicado a las empresas para que inviertan en la formación de sus empleados. Cuando las empresas hacen el correspondiente pago de impuestos, una pequeña parte de lo que cotizamos a la seguridad social se hace en concepto de formación.

Esta cantidad puede ser recuperable, siempre que la utilicemos para hacer cursos que mejoren los conocimientos de nuestros trabajadores.

¿Cuánto dinero REAL tengo para cursos bonificados para trabajadores?

Cuando hacemos la cotización a la seguridad social, el porcentaje por cada trabajador que hacemos en concepto de formación es:

  • 0,10% de la base de cotización mensual del trabajador
  • 0,60% que es asumido por parte de la empresa

Una vez hemos calculado el dinero cotizado a la seguridad social, debemos de multiplicarlo por un porcentaje que se establece la disposición centésima novena  de  la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año siguiente.

cursos bonificados para trabajadores

Si eres el dueño de una PYME (Pequeña y mediana empresa) con menos 6 trabajadores tienes un crédito asegurado de 420€ para los cursos para empleados, cantidad que aumentará en caso de que tus cotizaciones a la seguridad social sean superiores.

A partir de empresas con 5 empleados, se establecen los siguientes porcentajes respecto a la formación para trabajadores.

  • Empresas de 6 a 9 empleados: 100% de la bonificación
  • Empresas de 10 a 49 empleados: 75% de la bonificación
  • Empresas de 50 a 249 empleados: 60% de la bonificación
  • Empresas de más de 250 trabajadores: 50% de la bonificación

Cursos bonificados para trabajadores ¿Cómo pueden regenerar la empresa?

Nuestra forma de entender el trabajo ha cambiado drásticamente en los últimos años, sobre todo después de la aparición de la conocida como generación millenial. El día a día de la empresa supone enfrentarse a cambios muy diversos, y es importante contar con la formación necesaria para hacerlo de manera exitosa.

cursos bonificados para trabajadores

Los trabajadores más exitosos y que más demandan las empresas son los conocidos como team-players, personas multidisciplinares que a lo largo de su jornada laboral saben atender a diferentes tareas. Estas son las 6 características que te convertirán en el teamplayer que tu empresa necesita:

  • Comunicar constructivamente, siempre de manera asertiva
  • Participar activamente, sintiendo los beneficios de la empresa como algo que se puede mejorar a través de acciones personales
  • Colaborar en la solución de problemas, lo que se conoce como trabajar sinérgicamente
  • Concentrarse en los objetivos, y adaptar los nuevos objetivos a las necesidades de tu empresa
  • Proactivos frente al cambio, sin ser personas inflexibles ante las nuevas oportunidades
  • Disciplina, tanto en la creación de su proyecto como a la hora de llevarlo a cabo

Los cursos bonificados para trabajadores resultan la mejor forma de mejorar los conocimientos de tus trabajadores y sus habilidades innatas. Además, el hecho de invertir en formación para empresas, supone una clara deferencia hacia tu plantilla.

En contra de la creencia popular más extendida, el empleado no ve su sueldo como el único criterio para elegir o mantenerse en un puesto de trabajo. Por ejemplo, para los ya mencionados Millenials, los programas de desarrollo profesional suponen el 4ª motivo para elegir un puesto de trabajo.

Los cursos bonificados para trabajadores ayudan a humanizar el trabajo de la plantilla, pues este siente que su trabajo tiene sentido y ven esto como una oportunidad de progresar laboralmente dentro de la empresa.

¿En qué modalidades se pueden impartir los cursos bonificados para trabajadores?

Para adaptarse mejor al procedimiento productivo de la empresa,  los cursos bonificados para trabajadores se ofrecen  bajo tres tipos de modalidades

Modalidad presencial

Hablamos de modalidad presencial cuando los trabajadores y los responsables de impartir los cursos bonificados para trabajadores coinciden en espacio y tiempo. Es la modalidad idónea si queremos conocer de cerca las necesidades de formación de la empresa, además de fomentar el trabajo en grupo y fortalecer las relaciones de trabajo.

Modalidad de Teleformación

Hablamos de teleformación cuando esta se realiza a través de una plataforma que permite interactuar a los trabajadores. Esta es idónea si queremos realizar una acción formativa en una empresa que tiene los centros de trabajo localizados en diferentes provincias de la península.

Modalidad Mixta

Hablamos de modalidad mixta cuando las horas presenciales del curso no superen el 20% del total, y el resto se desarrolle a través de alguna plataforma de teleformación.

Cursos bonificados para trabajadores

¿Qué materias se pueden impartir en  los cursos bonificados para trabajadores?

No existen límites sobre las temáticas de los cursos bonificados para trabajadores, aunque sí es necesario que tengas una relación con la actividad de la empresa y estén orientados a mejorar los conocimientos y destrezas de los trabajadores. Se pueden organizar individualmente, para cubrir las necesidades laborales de un trabajador, o en grupos, para atender las necesidades grupales de tus trabajadores.

En caso de realizar una acción formativa grupal ¿Cuál es el límite de participantes por grupo?

Este es otro de los cambios más importantes que el Real Decreto 694/2017 del 3 de julio sufrió en su última modificación. En el caso de modalidad presencial, el número de participantes pasa de 25 a 30 trabajadores, y su asistencia debe quedar registrada mediante un control de firmas. Si hablamos de teleformación, en ese caso el número de trabajadores es de un máximo de 80 trabajadores por cada tutor.

cursos bonificados para trabajadores

¿Cuánto pueden durar los cursos bonificados para trabajadores?

La duración de los cursos bonificados para trabajadores  no puede ser inferior a dos horas lectivas y no existe una duración máxima. Piensa que estos cursos se realizan en el horario laboral de los trabajadores, por lo que deben de tener una duración adecuada al contenido de la acción formativa.

Respecto al número de horas diarias de formación,  el real decreto 694/2017 del 3 de Julio, por el que se regula el Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral estableció que el número de horas diarias que se podía dar de formación era de 8 horas, algo que a partir de ahora aumenta a 10 horas.

No obstante es posible solo si en las 10 horas se imparte el curso entero, no cada día (EJEMPLO: Un curso de un día sobre uso y manejo de Photoshop en una agencia de publicidad)

cursos bonificados para trabajadores

Diferencia entre acción formativa y grupo formativo

Para entender todo lo relacionado con los cursos bonificados para trabajadores, debemos establecer la diferencia entre estos dos conceptos.

Una acción formativa es un conjunto de contenidos, materias y objetivos, con una duración determinada, que se imparte mediante alguna de las modalidades en las que se plantean los cursos de formación (Ejemplo: Un temario de inglés jurídico para un despacho de abogados)

Un grupo formativo se define como el conjunto de personas que participan en la acción formativa, estableciendo la duración del curso, las fechas, los responsables y el lugar de realización (Ejemplo: Una academia de inglés que desplaza a sus profesores al despacho de abogados para dar cursos de inglés para trabajadores)

Cada vez existen más empresas que ofrecen cursos para trabajadores, por lo que no te será difícil encontrar empresas de formación que ofrezcan las materias que estás buscando. No obstante, lo realmente complicado es gestionar la documentación necesaria para poder acceder a la bonificación de manera correcta.

Empresas como la nuestra, Ebogestión llevamos años ayudando a las empresas a mejorar la formación de sus trabajadores facilitando todos los trámites de gestión necesarios. Recuerda que la empresa debe de abonar el coste del curso por adelantado, y más de una vez la empresa no lo ha recibido por haber realizado de manera correcta las gestiones administrativas.

A continuación, puedes ver un esquema de cuál es el proceso necesario para gestionar los cursos bonificados para trabajadores

cursos bonificados para trabajadores

Si ya sabes la formación que te gustaría impartir dentro de tu empresa y necesitas ayuda con todo el papeleo, ponte en contacto con nosotros y ayudaremos a hacerlo de manera eficaz, rápida y sencilla.

El Tutor en la modalidad Teleformación/Online

Vamos a resumir aspectos necesarios de los Tutores, para poder gestionar la bonificación de un curso en modalidad Telefomación/Online:

  • Los contenidos formativos que se den en la formación deben ser interactivos, es decir debe permitir una participación activa del alumno y que a su vez optimice el tiempo para el alumno.

 

  • Dichos contenidos deben estar disponibles en su totalidad a través de la plataforma o campus online, pudiendo apoyarse en herramientas audiovisuales y actividades complementarias que faciliten el aprendizaje.

 

No se admiten unos contenidos exclusivamente basados en pdf o pdf enriquecidos.

 

  • Las tutorías deben ser activas y participativas, orientadoras y de apoyo a los participantes, solucionando sus dudas y resolviendo sus consultas.

 

Se admite para ello el contacto entre tutor y alumno a través de mensajería interna, correo electrónico, foro, chat, videoconferencia,…No se considera tutoría la simple llamada de teléfono del tutor al alumno o viceversa.

 

  • El tutor debe tener una titulación adecuada, bien por formación academica y/o experiencia relacionada con los contenidos de la formación.

También deberá tener formación metodológica en tutorías de Teleformación, así como experiencia   docente o profesional relacionada con el contenido de la formación.

Debe tener una experiencia acreditada como tutor online con una duración mínima de 30 horas.

  • El C. Vitae del tutor debe estar subido a las plataformas online.

 

  • La misión del tutor será dinamizar la formación realizando una presentación del curso, apoyando y orientando al alumno, fomentado su participación, solucionando problemas, dudas y realizando un seguimiento de la participación. También debe realizar el seguimiento de la evolución del aprendizaje, resolver consultas, apoyo al participante, y controlar su aprendizaje.

Es obligatorio realizar controles de dicho aprendizaje, o pruebas de evaluación, para conocer la trazabilidad del alumno en todo el proceso formativo.

  • El campus debe estar activo hasta finales de febrero del año siguiente al periodo lectivo, y la documentación o soporte justificativo debe estar archivado un mínimo de 4 años. Especialmente los registros de actividad, controles de aprendizaje, recursos didácticos, guía didáctica, currículum del tutor, etc.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

¡¡¡OJO!!! con los Cambios en los datos comunicados a Fundae una vez iniciada la formación.

Siempre han existido riesgos a la hora de indicar algún cambio en la formación ya comunicada a Fundae, pero normalmente eran aceptados si los mismos mantenían una coherencia, cambios como por ejemplo el lugar de impartición, un cambio de tutor, horarios, etc…, desde este año, el SEPE ha dado instrucciones a Fundae de INCIDENTAR cualquier modificación que introduzcamos en la plataforma y no cumpla con los motivos necesarios, en todos los casos se solicitará acreditar justificadamente que esos cambios son de fuerza mayor.

Debéis saber que vuestra fuerza mayor pueda no coincidir con la fuerza mayor de quien deba valorar los cambios que introduzcamos, por lo tanto cuando nos indiquéis tramitar alguna modificación, acompañarla del motivo que ocasiona ese cambio y como os digo, que sea un motivo suficientemente justificado ya que podría ocasionar si se incidenta, la anulación de la bonificación al cliente.

Las características de la fuerza mayor previstas por el Código Civil y la Jurisprudencia son:

  • Que el hecho sea inevitable, insuperable e irresistible.
  • Que el hecho sea ajeno a la voluntad del sujeto obligado.
  • Que exista una relación causal entre el hecho y el resultado.
  • Que el obligado haya actuado con la diligencia mínima exigible.

Está permitido realizar cambios que afecten al horario, lugar y fecha de impartición deberán ser comunicados, como mínimo, con 4 días de antelación. Si estos cambios afectan a la fecha de comienzo inicialmente prevista, deberá abrirse un plazo de 7 días entre la fecha de comunicación y el nuevo inicio del grupo.

El resto de los cambios pueden ser comunicados antes del comienzo.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

Be water, my friend. Los millennial ya están aquí

Esta frase me viene muy bien para analizar este post, la frase hace referencia a un principio taoísta o principio de la acción natural no forzada.

Las empresas se hacen desde las personas, el trabajo ha sufrido a lo largo de su vida una evolución constante, no nos acordamos ya de la revolución industrial, ni de los abuelos que transportaban con animales sus mercancías de pueblo en pueblo haciendo noches donde les alcanzaba, ya hemos olvidado que antes las empresas tenían macro ordenadores que ocupaban una habitación entera, cuando hoy lo hace un simple movil, todo ha cambiado, todo esta en evolución, el trabajo de hoy mañana será un recuerdo.

Las empresas que no evolucionen en la era digital sufrirán cuando menos y en mi opinión desaparecerán.

La Generación Y, los llamados millennial, están transformando la concepción del trabajo, son personas que aceptan el cambio sin resistencia, son personas que afrontan el trabajo de una manera menos traumática, incluso podría decir que han convertido el trabajo no solo en una fuente de ingresos, sino en una pasión, en una motivación personal para crecer intelectualmente, ya no son como nuestros padres, que se adaptaban al puesto de trabajo fijo que lograron y permanecían en el toda su vida, hoy en día los millennial tienen más ambiciones y si una empresa no le ofrece el desarrollo que persigue, no duda en cambiarse a otra, hasta lograrlo, son personas en continuo proceso de aprendizaje, tienen las nuevas tecnologías grabadas en su ADN.

Las empresas deben adaptarse a ellos, deben diseñar la empresa en función de los tiempos que corren y esos cambios los deben llevar a cabo las personas, por ello es fundamental la escucha de los dirigentes, ya que las nuevas generaciones vienen para mejorar tu empresa, aunque tu no lo veas y tu experiencia te diga lo contrario.

Las nuevas tecnologías están aquí, y vienen para quedarse y para renovar tu empresa, volviendo a la frase del post sería algo así como que  no tienes que usar la fuerza para luchar contra la fuerza, es mejor ser como agua y dejar que el golpe fluya.

Todas las empresas, o profesiones, tienen que readaptarse, el que espere que su cliente llame a la puerta, habrá puesto un timbre con la melodía del silencio y su vecino tendrá su timbre quemado de llamadas, no importa cual sea tu sector o profesión, esto también va para ti…se agua, fluye.

El cambio de la empresa no se realiza solo, es necesario Formar para Transformar, los dirigentes y los empleados deben conocer el tablero y las reglas, para poder mover las piezas  y generar una estrategia para la empresa, no sirve ir como pollos sin cabeza, colgando tu catalogo en una web ecommerce o abriendo perfiles en todas las redes sociales y posteando sin rumbo, todo eso también es necesario, pero hay más, no puedes conformarte únicamente con aparecer, hay que aparecer y hacer el pino puente mientras tocas el tambor, pero no en cualquier sitio, sino donde debas, por eso la estrategia es básica, debemos saber que ofrecer, a quien dirigirnos y como llegar, no lograremos los objetivos ni la transformación si no formamos al equipo y sino convertimos la formación en un habito de reciclaje. Lo que hoy es, mañana fue.

No es posible luchar contra el cambio, por lo tanto cambia antes de que te cambien.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

¿Ser o no Ser?…Entidad Organizadora

Realmente es una cuestión que los Centros de Formación deberían plantearse antes de constituirse en Entidad Organizadora o ahora llamada Entidad Externa.

Es fácil ser Entidad Organizadora, cualquier entidad puede serlo, los requisitos son sencillos de cumplir, también supongo ser mecánico de coches cuando ves que apretando una tuerca reparan la avería, podías haberla apretado tu perfectamente, el quid de la cuestión es si sabrías que tuerca apretar y el par de apriete de la misma.

Ser Entidad Organizadora requiere conocer la normativa, que no lo ponen fácil últimamente por el constante movimiento de leyes, en el 2015 hubo hasta 3 cambios dentro del mismo ejercicio.

Ser Entidad Organizadora supone asumir una parte de la responsabilidad solidaria a la que están obligados, centros de formación, empresas bonificadas y la entidad organizadora.

Ser Entidad Organizadora conlleva un compromiso con el cliente y un asesoramiento continuo.

Ser Entidad Organizadora lleva consigo una responsabilidad tanto frente a Fundae como ante el SEPE.

Ser Entidad Organizadora implica una tarea administrativa y un control de la misma desorbitada.

Ahora respóndete a estas preguntas:

¿Estas suficientemente formado como para abordar este servicio?

¿Te comprometes a reciclarte y actualizarte para a estar al tanto de las modificaciones que haya en la normativa?

¿Tienes personal suficiente para llevarlo a cabo?

¿Incluirás en los costes de formación, este servicio de gestión de bonificaciones, con el fin de simular ante el cliente, que se lo haces gratuitamente?

Si realmente lo haces de manera gratuita…¿Compensa el riesgo?

Y si cobras por el servicio…¿Has mirado las cifras de esta actividad?

¿Has pensado reubicar al personal que gestiona las bonificaciones, en otras tareas de la empresa?

¿Bonificaras únicamente las formaciones que tú centro de formación imparta o para no dejar tirado al cliente, también gestionaras cuando te lo pida el cliente, la formación de otros centros?

 

¿Has pensado dedicar tu esfuerzo y recursos tanto económicos como humanos, en aquello que controlas y que en definitiva es tu negocio?…

  • Si la respuesta es SI, contáctanos para establecer una colaboración entre nuestras entidades, delegaras este cometido en una entidad especializada en ello y a coste cero.

  • Si la respuesta es NO, relee de nuevo las preguntas 🙂

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada