Archivos del Autor: Ebo Gestión

¿Ser o no Ser?…Entidad Organizadora

Realmente es una cuestión que los Centros de Formación deberían plantearse antes de constituirse en Entidad Organizadora o ahora llamada Entidad Externa.

Es fácil ser Entidad Organizadora, cualquier entidad puede serlo, los requisitos son sencillos de cumplir, también supongo ser mecánico de coches cuando ves que apretando una tuerca reparan la avería, podías haberla apretado tu perfectamente, el quid de la cuestión es si sabrías que tuerca apretar y el par de apriete de la misma.

Ser Entidad Organizadora requiere conocer la normativa, que no lo ponen fácil últimamente por el constante movimiento de leyes, en el 2015 hubo hasta 3 cambios dentro del mismo ejercicio.

Ser Entidad Organizadora supone asumir una parte de la responsabilidad solidaria a la que están obligados, centros de formación, empresas bonificadas y la entidad organizadora.

Ser Entidad Organizadora conlleva un compromiso con el cliente y un asesoramiento continuo.

Ser Entidad Organizadora lleva consigo una responsabilidad tanto frente a Fundae como ante el SEPE.

Ser Entidad Organizadora implica una tarea administrativa y un control de la misma desorbitada.

Ahora respóndete a estas preguntas:

¿Estas suficientemente formado como para abordar este servicio?

¿Te comprometes a reciclarte y actualizarte para a estar al tanto de las modificaciones que haya en la normativa?

¿Tienes personal suficiente para llevarlo a cabo?

¿Incluirás en los costes de formación, este servicio de gestión de bonificaciones, con el fin de simular ante el cliente, que se lo haces gratuitamente?

Si realmente lo haces de manera gratuita…¿Compensa el riesgo?

Y si cobras por el servicio…¿Has mirado las cifras de esta actividad?

¿Has pensado reubicar al personal que gestiona las bonificaciones, en otras tareas de la empresa?

¿Bonificaras únicamente las formaciones que tú centro de formación imparta o para no dejar tirado al cliente, también gestionaras cuando te lo pida el cliente, la formación de otros centros?

 

¿Has pensado dedicar tu esfuerzo y recursos tanto económicos como humanos, en aquello que controlas y que en definitiva es tu negocio?…

  • Si la respuesta es SI, contáctanos para establecer una colaboración entre nuestras entidades, delegaras este cometido en una entidad especializada en ello y a coste cero.

  • Si la respuesta es NO, relee de nuevo las preguntas 🙂

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

Caos en el lenguaje utilizado en la Formación

No es que queramos ser Seneca, pero ya que nos dedicamos a la Formación, deberiamos intentar utilizar un lenguaje correcto para describir una u otra formación, si mezclamos los conceptos, estamos liando al cliente.

Se utilizan palabras como Formación subvencionada, Formación Bonificada, Formación de Oferta, Formación de Demanda, Formación Programada, Cursos Gratuitos y seguro que alguno me dejo por el camino, vamos a tratar de dar luz un poco a todo esto o al menos a la parte que más nos puede confundir, clasificaremos  y juntaremos esos terminos ya que en algunos casos significan lo mismo.

La Formación Profesional juega un papel fundamental en el desarrollo empresarial de un país, por ello se han creado medidas y acciones para la promoción y desarrollo de acciones de formación para el empleo. Voy a nombrar solo 2, que son las que vamos a analizar y la diferente terminología que se utiliza para cada una de ellas:

  • Formación de Oferta, o Formación Subvencionada, o Formación Gratuita.
  • Formación de Demanda, o Formación Bonificada, o Formación Programada.

Estas acciones están dirigidas a cualquier persona que desee incorporarse al mercado laboral o ya lo este, por lo tanto el espectro de a quién va dirigido es amplio, aunque dependerá de tu situación poder optar por un tipo de formación u otro, ya que existen  requisitos a cumplir en cada uno de ellos, como no podía ser de otra manera.

El proposito de estas acciones es fomentar el empleo o reducir las listas del INEM, que es lo mismo, a su vez se pretende mejorar las competencias profesionales de quienes ocupan un puesto de trabajo, de esa manera se aumentará la competitividad de las empresas para las que trabajan, en definitiva se trata de formar a los trabajadores y que logren una actualización o reciclaje.

Formación de Demanda, o Formación Bonificada, o Formación Programada.

Este tipo de acciones están dirigidas a las propias empresas o a la solicitud que los trabajadores hagan a su empresa, donde podrán elegir la formación que quieren realizar, donde, cuando, por cuanto y por quien.

Todas las empresas que cotizan a la Seguridad Social en España, disponen de un crédito que pueden utilizar para formar a los trabajadores de la empresa, ese crédito se forma por las cotizaciones realizadas a la Seguridad Social, por la empresa y los trabajadores a través de sus nóminas y TCs.

No pueden acceder a ella, ni los Funcionarios, ni trabajadores por cuenta ajena de las Administraciones Públicas, salvo alguna excepción, ni los Autónomos, tampoco las empresas que tengan deudas con la Administración.

Esta formación no es Gratis ya que como hemos comentado son las propias empresas y los propios trabajadores los que han anticipado en el año anterior, a la Seguridad Social una cantidad, extraida de las aportaciones de empresa y trabajadores por la contingencia de Formación Profesional.

Posteriormente podrán consumir esa cantidad aportada, formando a los trabajadores, por ello mismo no se debe utilizar la palabra Gratis bajo este tipo de formaciones, ni siquiera cuando la formación sale 100% bonificable. Tan sólo está recogido un supuesto en el que podría salirle la formación Gratis sin haber cotizado a la Seguridad Social y son las empresas de nueva creación o bien aquellas que no han cotizado lo suficiente, pero aun así disponen de un crédito de 420 euros, son las empresas de menos de 6 trabajadores, este crédito, es el crédito mínimo que tiene establecida cualquier empresa.

 

Formación de Oferta o Formación Subvencionada, o Formación Gratuita

De manera habitual ha sido realizada y gestionada tanto por entidades públicas como por organizaciones empresariales y sindicales, desde hace unos años, han ampliado a los Centros de Formación posibilitando unirse a este tipo de formación.

Esta formación es 100 % gratuita ya que es la Administración Pública quien soporta el coste de la formación.

Existe un catálogo formativo sobre el que puedes seleccionar la formación que quieras llevar a cabo, pero no puedes salirte del mismo, ni de sus calendarios y a su vez para acceder a el, debes cumplir los requisitos establecidos.

Principalmente está dirigida hacia desempleados, aunque pueden acceder a ella trabajadores ocupados, asalariados o autónomos.

 

A modo de resumen dejamos en la siguiente tabla los puntos clave de estos 2 tipos de formaciones:

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es

Como progresar en tu empresa

Tres son las maneras de proyectarte en la empresa:

  1. Ser familiar del jefe.
  2. Ser un trepa.
  3. Ser el mejor.

El primero me lo salto por su obviedad, por lo que voy a tratar de analizar brevemente las otras dos maneras de lograr crecer dentro de tu empresa.

Un Trepa es un Ser realista, que asume sus limitaciones y opta por este camino para llegar a su meta, dicho de otra manera, es un fracasado convencido de su mediocridad, tratando de que no se le note.

A falta de talento pero con una alta dosis de constancia, tratan de lograr captar la atención del Jefe con unas sencillas normas a cumplir, que resumo en 3 frases que el trepa utilizará dependiendo del escenario que se encuentre:

  • Buena idea Jefe
  • Yo no he sido
  • Cuando llegué eso estaba así

Con esas 3 reglas básicas utilizadas correctamente y con la constancia de pico y pala le dará los frutos deseados, adicionalmente podemos acompañarlas con técnicas como salir el último de la oficina, si en algún momento no tienes mucho trabajo, pasea por la oficina con algún documento en la mano haciéndote el interesante y simulando un alto nivel de estrés, es muy útil también llevarse trabajo a casa (no es necesario realizarlo), enviar email en festivo al jefe te coronará de una vez.

Si tu perfil no encaja en los anteriores, solo te queda diferenciarte del resto, es el perfil más costoso de lograr, pero el más gratificante y regenerativo de tu autoestima, cuando lo consigas los dos anteriores perderán su valor por la inercia del movimiento del día a día y puede ser utilizado en esta empresa o en la próxima a la que vayas.

Ser mejor que el resto es la clave del éxito allá donde vayas, para ello es imprescindible formarte más y mejor que el resto o como poco igual, es del todo aconsejable especializarte en alguna materia novedosa o que tu empresa tenga aparcada, llegar el primero o retomar algo que puede dar productividad a tu empresa te dará notoriedad, pero no te puedes dormir, no olvides que la tarea no acaba aquí, actualizarte y reciclaje es fundamental ya que el mundo en el que vivimos gira rápidamente.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es

Principales Novedades en la Formación Programada introducidas por el RD 694/2017

 

El pasado 3 de julio de 2017, en Consejo de Ministros, se aprobó el nuevo Real Decreto 694/2017, por el que se desarrolla la Ley 30/2015.

Los cambios más significativos que afectan a la Formación Programada por las Empresas con la entrada en vigor de este Real Decreto los vamos a resumir enfocandolos a aquello que afecta al sistema de bonificaciones:

  • La formación podrá ser impartida durante más de 8 horas de al día, siempre y cuando la formación se realice en un único día, no tendrá efecto por tanto cuando la formación se realice durante varias jornadas, en cuyo caso seguirá existiendo el límite de 8 horas al día.
  • La formación realizada en modalidad mixta (parte online y parte presencial) será considerará totalmente TELEFORMACIÓN cuando la parte presencial sea igual o inferior al 20% de su duración total.
  • Se amplía la asistencia en el aula en las formaciones presenciales a 30 alumnos, exceptuando  los Certificados de Profesionalidad en los que se mantendrá el límite de 25 personas.
  • Las empresas de menos de 50 trabajadores podrán acumular el crédito de un año a otro, con la limitación de 4 ejercicios, previa notificación a Fundae durante el primer semestre del año, de no acumularse y no consumirse, se perderá.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es

Zapatero a tus Zapatos

Muchas entidades de formación ofrecen a sus clientes el servicio de gestión de bonificaciones, no es ninguna ilegalidad, si cumplen con los requisitos establecidos, si bien quiero expresar en este post que discrepo de esta práctica.

Las razones dirán muchos centros de formación que es porque nuestra actividad es la gestión de bonificaciones y nos hacen la competencia sobre ello, están en lo cierto, es un pensamiento razonable, que lógicamente comparto pero no es el único.

Muchas entidades de formación ofrecen el servicio de gestión de bonificaciones para tratar de hacer al cliente un todo incluido como los hoteles, si bien no te ofrecen la misma calidad en los productos que consumes, aunque desde luego cumplen satisfactoriamente su función, de la misma manera sucede en esto, creo que ofrecer el servicio de gestión de bonificaciones conlleva demasiados riesgos como para tomarlo a la ligera con el único fin de realizar la venta de la formación.

Quito de aquí a las entidades que gestionan correctamente las bonificaciones a sus clientes, lo difícil es averiguar quienes son los buenos de los malos, puedes encontrar que el mejor centro de formación, sea el peor gestor de bonificaciones y viceversa.

Hay entidades que frente a la necesidad de vender una formación, olvidan lo realmente interesante, dar valor a lo que están vendiendo, en lugar de escudarse únicamente en la bonificación para conseguir la venta, la bonificación debe ser SIEMPRE la guinda del pastel, pero nunca el pastel.

Y en esa batalla de venta, algunos  centros de formación forman con alfileres a alguno de sus empleados para que se ocupe de llevar a cabo la gestión de bonificación de los clientes y todo resuelto,  en muchas ocasiones sin dotarles si quiera de herramientas adecuadas para llevar a cabo un seguimiento de  control de las formaciones programadas, es como tener una gestoría fiscal y llevar tu declaración de la renta a una inmobiliaria, pues seguramente la buena fe del personal de la inmobiliaria te haga la renta correctamente, lo veremos al año siguiente si no te llega una paralela, pero lo correcto es acercársela a una gestoría especializada para ello…la fiscal.

Apoyarse en entidades como la nuestra para encomendar la gestión de bonificación de vuestras formaciones, es una garantía, sin por ello ser infalibles ya que admitimos equivocarnos, pero el proceso de control y seguimiento que llevamos minimizan practicamente los errores.

Una cosa es comunicar un curso y otra es hacer una gestión global de la bonificación, con un asesoramiento correcto en cada parte del proceso de la bonificación.

Por otra parte, tras la modificación de la ley en 2015, las tres piezas del puzzle, cliente, centro de formación y entidad externa, vamos de la mano, con cada formación bonificada que gestionamos, pasamos por el altar y nos prometemos amor eterno, en la riqueza y en la pobreza…si, si también en la pobreza, como digo desde la modificación de la ley se sacaron de la chistera la responsabilidad solidaria de esos 3 sujetos, de tal manera que en caso de error de alguno de ellos, cualquiera de las 3 partes es responsable solidario.

Esto quiere decir que para que ese trio funcione, o pareja si la unión es únicamente entre cliente y centro de formación, deben confiar mucho el uno en el otro, no solo gestionando las comunicaciones de las formaciones correctamente, sino también en la labor de asesoramiento que se debe ofrecer, ya que una erronea explicación puede terminar en catastrofe.

Mi consejo por tanto a las Entidades de Formación es que externalicen este servicio, eliminará costes laborales, pudiendo reubicar al personal en tareas propias del centro de formación, eliminarán las tareas administrativas de la gestión de bonificaciones, que como bien sabrán es amplia y por último evitará que tengáis  2 partes de responsabilidad solidaria, al asumir la responsabilidad de ser centro de formación + entidad externa, siendo solo centro de formación asumiréis 1 parte exclusivamente.

Al cliente le diría que únicamente realice esta gestión con el centro de formación si le ofrece garantía y sino que recurran a una entidad externa especializada en esta gestión, los costes de estas entidades también son bonificables, total o parcialmente, adicionalmente a lo que corresponda de bonificación por la formación.

En nuestro caso particular además ofrecemos como valor añadido, estar asistidos por un seguro de responsabilidad civil por si cometiésemos alguna negligencia, no ocasionar daños a terceros.

Y además de esa recomendación, iría más lejos e indicaría al cliente que utilice 1 sola entidad externa para todas las formaciones que vaya a llevar a cabo a lo largo del año…les sugiero Ebo Gestión 🙂 , con ello garantizará cumplir con los requisitos que tienen las empresas sobre cofinanciación privada y colectivos prioritarios, utilizar a diferentes entidades externas puede conllevar a incumplimientos ya que cada entidad externa gestionará la bonificación de su formación, conforme corresponda, pudiendo no advertir al cliente de los incumplimientos que pueda estar cometiendo la empresa y que le serán reclamados al año siguiente. Utilizando 1 sola entidad externa, está velará por comunicar al cliente cada incumplimiento para subsanarlo, ya que tiene el control global de toda la formación realizada, de otra manera no podrá hacerlo.

Moraleja, recuerda comprar la fruta al frutero y llevar los zapatos al zapatero.

 

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es

Cómo Vender Formación Bonificada

La venta de una formación debe fluir sobre 2,5 conceptos claves…Calidad y Precio + (Bonificación).

Realmente no se debería vender la formación bajo el gancho de ser Bonificada, pero es innegable que es un arma muy útil que dispara balas que convencen, lo hagas como lo hagas, todos los clientes deben conocer que la formación que impartes, puede ser bonificada.

Como el resto de las cosas vendibles, el verdadero y principal valor esta en la calidad de lo que se vende, el precio entrará en juego más tarde, lo primero que mira el cliente es lo que quiere comprar, lo segundo el precio, por lo tanto es ahí donde se debe poner el principal foco, en la calidad y la utilidad de la formación.

Existen tres tipos de formaciones, la buena, la mediocre y la inútil. Todos los centros de formación deberían poner su empeño en lograr que su formación sea optima, y aunque parece una obviedad, no todos lo hacen y esos que no lo hacen son los que corrompen y devalúan el sector. Los centros deben prestar mucha atención en la calidad de su catalogo formativo, primero por ellos mismos ya que les llevará a asentarse en el sector de manera seria y con principios éticos, hacerlo al contrario solo les llevara a obtener por tiempo limitado unos resultados positivos en la empresa en el mejor de los casos, pero eso nunca perdura y si se ha elegido esta opción, acabaran desapareciendo, dejando tras de si un rastro de alumnos insatisfechos y mermando la imagen del sector.

Una formación buena es aquella que deja huella en el alumnado y que le es útil en su vida profesional o personal, la formación que no aporta nada al alumno, sencillamente no es formación, porque no forma a nadie y esta dirigida por piratas, que lo que menos les importa es si el alumno evoluciona o no, solo prevalece el botín que obtenga, debemos diferenciarnos de ellos y la mejor forma es potenciar la calidad de la formación.

Por lo tanto a la hora de vender formación toda la energía debe ir enfocada a explicar las bondades de está, los objetivos que podrá obtener con la misma, las mejoras profesionales que tendrá, el reciclaje, la motivación que obtendrá y la actualización profesional, que a buen seguro repercutirá en su empresa.

Una vez captada su atención sobre ello, ya podemos abordar el siguiente paso… el precio. Los clientes son o somos, menos sensibles al precio cuando se asume que el producto o servicio que van a comprar, tiene mayor calidad, prestigio o exclusividad y a la larga el precio se olvida pero la calidad permanece en el recuerdo y en ese momento tendreís un cliente recurrente.

Al establecer los costes de la formación, recomendamos a los centros de formación dos cosas, la primera y esencial es que estén proporcionados a la calidad de la misma y la segunda y solo en la medida de lo posible se adecuen a las tarifas que Fundae paga a los clientes por esa formación en el caso de que fuese bonificada, no porque nadie nos lo imponga, tan solo para empatizar con los clientes y tratar de ponernos en sus zapatos, entendemos que aunque Fundae debería incrementar los módulos económicos sobre los que paga la hora de formación…que ya toca, mientras eso no suceda, acercarse a esas cifras de Fundae, mostrará cercanía con la clientela.

El coste de la formación se debe defender basándose en la calidad que se ofrece por tanto y una vez defendida está postura y no antes, utilizar la poderosa herramienta que tenemos de la bonificación de la misma.

Ningún cliente debería quedarse sin esta información ya que en caso de desconocerla se le esta privando de una posibilidad que agradecerá conocer y le acercara a ti, confiara en ti y pensará en ti cuando vaya a emprender otras formaciones en el futuro, por el asesoramiento ofrecido, no poner el caramelo de las bonificaciones en su conocimiento podría volverse en vuestra contra, ya que esa omisión de información le ha ocasionado unos costes que podría haber evitado. Por lo que a la hora de hacer la venta, no olvides nunca ofrecer la formación como bonificada, el cliente decidirá si la utiliza o no y si se cumplen los requisitos exigidos para llevarla a cabo, pero no podrá culparte de no haberle informado sobre ello.

Los Reyes Magos son los padres, no lo olvides a la hora de vender formación bonificada. La formación no es gratis, por mucho que se puedan recuperar en muchos casos los costes de la misma al 100 %, o en el porcentaje que sea, la formación siempre tiene su valor económico y nadie le esta regalando nada al alumno, ni a la empresa, ni le saldrá gratis, ni se lo paga el Estado, lo único que sucede con las bonificaciones, es que previamente la empresa y los trabajadores ya pagaron anteriormente, mediante sus nóminas y los tcs, el importe que ahora van a recuperar, es decir que lo anticiparon, es un dinero ya pagado y que ahora recuperaremos si bonificamos la formación. Descartemos de nuestro vocabulario por tanto cuando vendas formación bonificada, la palabra Gratis, ya que lo único que le quedará al cliente es este concepto (erróneo) y se olvidará de lo realmente importante…la calidad de la formación, que es lo que debe prevalecer siempre.

Óscar González Urdiales
CEO Ebo Gestión de Formación Bonificada

www.ebogestion.es